Se agrava situación en La Tramacúa, penal colombiano de alta seguridad. Por: Periódico La Jornada

periodico la jornada.jpg

Se agrava situación en La Tramacúa, penal colombiano de alta seguridad
De la Redacción

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 25
Condiciones inhumanas, golpizas y tortura persisten en la prisión de alta seguridad de La Tramacúa, en Colombia, aseguró Alliance for Global Justice. Se priva a los presos de agua y la comida contiene materia fecal o está podrida, según han constatado la Comisión para los Derechos Humanos de Naciones Unidas y distintas ONG, y existen condiciones sanitarias deficientes que los presos han denunciado al presidente Juan Manuel Santos mediante una huelga iniciada el 9 de mayo en la que demandan el cierre del penal.

Los disturbios comenzaron entre el 29 de abril y el 2 de mayo, cuando el abasto de agua fue recortado en la Tramacúa, lo que dejó a los presos sin agua para bañarse, lavar trastes y ropa, y el inodoro.

El primero en protestar fue el reo Hernán Rodríguez, quien empezó un ayuno el 2 de mayo para exigir mejores condiciones penitenciarias, atención médica y su traslado a Bogotá, donde reside su familia, así como la libre comunicación de cartas y llamadas a su esposa y sus cinco hijos.

Debido a su iniciativa, el 3 de mayo Rodríguez fue castigado en el patio, donde permaneció bajo el sol durante 10 horas.

El día 6 los prisioneros hicieron un llamado al mandatario colombiano y al ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, para detener la tortura y las sistemáticas restricciones de agua con las que los responsables de la prisión castigaban colectivamente a los presos.
El día 7 Rodríguez fue aislado y golpeado por guardias de la prisión para obligarlo a terminar su huelga de hambre.

En represalia, el día 9 unos 300 presos comenzaron una huelga en favor de Rodríguez, y se negaron a llevar uniforme y a cooperar con las autoridades penitenciarias.

Los presos se quejaron del castigo colectivo que ejercen las autoridades al cortar el agua por días y permitir el acceso al líquido sólo por cinco minutos cada 48 horas.

El 10 de mayo 60 presos de la torre cinco denunciaron las pésimas condiciones sanitarias de la prisión y fueron reprimidos con gas lacrimógeno.

En los últimos días, Rodríguez se cosió la boca para evitar ser alimentado a la fuerza y 60 presos penden de hamacas y se balancean en el aire desde el segundo piso de la Tramacúa exigiendo su traslado y el cierre de la institución.

La Tramacúa fue construida en 2000 con fondos de la Agencia para la Ayuda al Desarrollo Internacional de Estados Unidos y estaba destinada a ser el modelo de “una nueva cultura penitenciaria”.

Más información sobre el caso en www.afgj.org/